martes, 23 de mayo de 2017

Demasiadas horas...

Cada día, del alba al ocaso,
sin concederme reposo
hasta anunciarse el véspero:
mañanas y tardes versificando,
enfundado en ocasiones el veste
del rimador fracasado,
invocando las más de las veces
al huidizo y díscolo estro...
                                                                              Demasiadas horas
flagelando al intelecto,
incurriendo en redundancias,
tropos, aliteraciones,
perífrasis, anáforas,
dilogías, hipérboles,
paradojas, gradaciones...
                                                                           Demasiadas horas
 ejerciendo su albedrío
mi alígero pensamiento,
sintiéndome espectadora
y protagonista a un tiempo
de melodramática obra,
adivinando más que viendo
el velado perfil de las cosas,
intuyendo su silente fluir...
                                                                           Demasiadas horas
escuchando el rumor de la brisa,
admirando las purpúreas rosas:
mecidas por el soplo sutil,
ahondando en cada detalle
de todo y cuanto por doquier
ante mi visión se expande...
                                                                          Demasiadas horas
aislada en mi reducida isla,
obviando tus necesidades,
privándote de mi presencia,
en conflicto conmigo misma...

© María José Rubiera Álvarez