miércoles, 30 de agosto de 2017

Si hubiera sido...

Si en vez de ser lo que soy
hubiera sido golondrina,
¿ qué océano surcaría hoy...?,
¿migraría a la marisma
donde, en contraposición
a este círculo vicioso
en que todo se dice y contradice
y todo queda sin explicación,
docta la Naturaleza
se expresa a la perfección...?
Si incipiente manantial
el alma mía,
¿en qué cumbre brotaría...?,
¿manaría sin cesar
o debido a la sequía
dejaría de manar...?

 
 
Si el árbol de los druidas,
¿me agradaría ser el tótem
de gnomos, elfos, dríadas
 y demás moradores del bosque,
o me agobiaría saberme deidad...?
 
¿consentiría en que el aire
empañara con su aliento
el jade de mi ramaje
o regañaría al silfo
por tamaño atrevimiento...?,
 
 al espíritu que me habitase,
¿le sería dado vaticinar
      el futuro de la humanidad...?
 
Si en vez de ser lo que soy
hubiera sido un sueño,
¿con quién de buen grado soñaría
y con quién no querría soñar...?
 
© María José Rubiera Álvarez
 
 


martes, 8 de agosto de 2017

Reincidentes

Una vez se haya anunciado
el alba en el firmamento,
iré a tu encuentro, mi amado,
como caudaloso río al océano...
Me acogerás en tus brazos,
holgaré el rostro en tu seno,
lenguaraz tu corazón
me transmitirá el anhelo
que te turba la razón,
y musitarás un ruego: "Amémonos,
llenémonos el uno del otro
hasta cubrirse de índigo los cielos,
amémonos como aquel par de locos
que por amor el buen juicio perdieron,
y si delito amarse con delirio
que nos digan reincidentes
y nos prendan y condenen
a las penas del averno."
Se hermanarán nuestros espíritus,
se fusionarán nuestros cuerpos
hasta conformar un solo cuerpo,
y como por arte de ensalmo
veremos obrarse el milagro
de congelarse el momento.

© María José Rubiera Álvarez